Día 3: I am sterdam.

Canales de AmsterdamPara hoy habíamos dejado el día de city tour por Amsterdam, así que como habíamos averiguado por internet, hay un tren que sale 6 y pico de la mañana, y llega como a las 8 y media. Queríamos aprovechar el día pero sin volver demasiado tarde, así que no queda otra que empezar bien temprano. Encontramos las boleterías abiertas (como lo sospechábamos), así que sacamos el pasaje de ida (40,94 eu) en la Gare Centrale, y al rato ya estábamos viajando, en un tren súper prolijo y muy cómodo, como siempre escuchábamos decir.
En el camino hubo que bajarse en Rotterdam y tomar otro tren, así que mientras lo esperamos aprovecho para probar el café de Starbucks de Holanda, donde me nombran Danielle (cada vez mebru3-10 gusta más). Por las dudas para asegurarnos subir al tren correcto vamos siguiendo (disimuladamente) a un grupo de adolescentes súper rubios y europeos que también iban para Amsterdam, y que teníamos confianza en que sabían lo que hacían.

En hora llegamos a la Amsterdam Centraal, que de por sí ya es un lugar para sacarbru3-3 varias lindas fotos. Al salir e ir caminando hacia el canal que está justo enfrente hay que tener cuidado no sólo con los autos (las calles no están delimitadas) sino también con el tranvía que pasa justo por ahí. Pero estos no iban a ser los transportes más peligrosos de todos…
Mucha gente caminando, mucho movimiento, y nosotras esperando que sean las 10 porque justo enfrente de la estación se juntaba el grupo para empezar el tour de Sandemans, con una guía en español, esperando conocer bastante de la ciudad de una manera copada. Ya nos juntamos bastantes más, y nos vamos todos con las guías incluidas hacia el punto principal de reunión de los tours (y de la ciudad diría que también): la plaza Dam (Dam Square). Hasta acá ya habíamos entendido que las plazas en verdad no son espacios con pasto, sino viejas estructuras y edificios. Y lo que aprendimos acá es que Dam significa represa/dique, entonces sí, Amsterdam habla del dique del río Ámstel.

El tour a pie va a llevar 3 horas, y Marta, la guía española, nos va a ir contandobru3-2 historias interesantes sobre los lugares, esos datos que sí te quedan grabados, porque son curiosidades, explicaciones sobre las construcciones, y cosas un poco más divertidas para contar después que fechas y fundaciones. Pasamos por el barrio rojo, el barrio judío, el barrio chino, el de los graffitis, escuchamos historias sobre todas las épocas oscuras que tuvo la ciudad, desde que empezaron a querer independizarse, pasando por la invasión nazi, la época de crímenes y drogas, hasta llegar a donde estábamos, una ciudad muy informal, donde lo que más se destaca es la tolerancia. Y se siente de alguna manera eso, y lo hace un lugar más que interesante para recorrer y conocer.

Algo muy importante que aprendimos (un poco a la fuerza también), es: si escuchas que una bicicleta te hace “ring”, sin pensarlo tirate a tu derecha. Es una ciudad muy tolerante, menos con el peatón. Conocía la bru3-5fama de la ciudad, pero no pensé que las bicicletas dominaban a la gente de esa manera! Ellas no van a aflojar su velocidad, y menos si tuvieron la educación de avisarte con el ring. Como muchas veces hay muy poca vereda, el caminante tiene que compartir un poco de espacio con los autos y las bicis, pero que no se le ocurra sentir que tiene prioridad. Tampoco nunca vi tanta cantidad de bicicletas estacionadas, en absolutamente todos lados. Son tan amsterdanianas como los canales. Así que imagino que para los locales, un grupo de turistas paseando y sacando fotos por sus calles debe ser un poco irritante, aunque también deben estar acostumbrados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos sentamos a comer algo en un banco de plaza y haciendo cálculos sabemos que no nos va a quedar tiempo para visitar el Museo de Anne Frank, un lugar casi obligado para ir, según todo el mundo. Así que lo anoto para la próxima. Ahora nos dedicamos a caminar por nuestra cuenta, aprendiendo los nombres de los canales, y de las calles, que originalmente, se llaman distintas dependiendo de qué lado del río se las vea. Nos ubicamos bastante bien, siempre teniendo en un mapa mental que todas las calles están rodeadas por canales. Llegamos hasta el Mercado de las Flores donde compramos tulipanes de varios tipos para intentar hacer crecer en casa. Después seguimos caminando con la intención de llegar hasta el Vondelpark, un parque que me dijeron era increíble para pasear, pero ya se nos está sintiendo todo el día de caminatas, así que sólo vamos hasta el Museumplein, para tener también nuestras fotos con la famosas letras.

bru3-9

Lo bueno de estas ciudades que estamos recorriendo es que se pueden recorrer en su gran mayoría caminando.

Volvemos caminando despacio para llegar a tomar el tren que sale a las 18 y algo de la estación, y comprar el boleto de vuelta nos toma un poco más de tiempo del que pensábamos porque con tarjeta sólo se podía si tenías una con chip, así que entre idas y venidas terminamos comprando en efectivo.
Nos acomodamos en el tren, y viendo el atardecer fuimos llegando a Bruselas.

bru3-11

 

 
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.