Día 4: Buscando a la novia de Manneken Pis.

Hoy va a ser la última despertada en Bélgica, y como yabru4-3 vamos a estar viajando a la noche, no queremos subirnos a otros trenes durante el día, así que vamos a pasear un poco sobre pies, y terminar de completar el álbum de fotos mentales de una ciudad que nos encantó.
Ahora a la mañana vamos a ir para el lado más moderno de la ciudad, el de edificios y oficinistas de traje, así que para eso primero atravesamos el Parque de Bruselas, vemos sus estatuas y gente haciendo deporte, y seguimos caminando hasta el Parque del Cincuentenario. Esta parte de la ciudad no es tan sorprendente como la que estábamos, porque tiene una onda más formal, pero el parque es enorme y sí sorprende. bru4-1El arco del triunfo es obviamente lo que más llama la atención, pero tiene también mucho verde, y algunos museos. Todo es lindo para recorrerlo y descansar un rato, sobre todo después de la caminata.BrusselsAnimation
Volvemos por el mismo camino, hasta estar de nuevo en la Grand Place. A la vuelta hay un resto con onda naturista, Ekki, donde nos compramos unas ensaladas y bebida para llevar hasta la Grand Place y disfrutar del almuerzo.

Hasta hace poco había bru4-4estado más fresco el clima nos dijeron, pero desde que llegamos está a puro sol, y con ropa de mangas largas pero livianas estamos bien cómodas. Después de ver otra vez a Manneken Pis, nos acordamos que tiene una novia, pero por algún motivo está lejos uno del otro. Así que vamos para la parte de los barcitos, porque en mi mapa dice que en uno de esos callejones estaría Jeanneke Pis. Le pasamos por delante hasta que volvimos y nos dimos cuenta que ahí estaba, tras una reja, en un hueco de la pared, una situación que tuvimos que googlear porque no terminamos de entender. No resolvimos mucho, sólo que su nombre significa “Niña que orina” y que serían hermanos y no novios, y están a la misma distancia de la Grand Place pero en direcciones opuestas.

Nuestra próxima parada es Edimburgo y para llegar vamos a tomarnos el tren Eurostar bru4-6hasta Londres (50 eu), y ahí combinar con un tren nocturno (60 eu) para dormir mientras vamos llegando a Escocia.
Le calculamos para llegar con tiempo a la estación Gare du Midi, en Bruselas, desde donde sale el Eurostar, así que merendamos algo mientras esperamos que sea la hora para hacer el check in. Finalmente se hace y muy emocionadas nos subimos al tren que va a cruzar del continente a la isla, y nos va a dejar en Londres, al que vamos viendo de a pedacitos hasta volver y quedarnos.
bru4-5

El viaje en tren dura sólo 2 horas, y es más emoción mental nuestra por saber que estamos cruzando por un túnel abajo del agua, que el paisaje en sí, pero qué buena experiencia!
A las 21 llegamos a la estación St. Pancras (hubo que re acomodar los relojes nuevamente), donde compramos un boleto de subte para ir hasta la estación London Euston, a sólo una estación de distancia. Y ahí nos quedamos esperando y cenando en un McDonald’s hasta que sean las 11 y media y podamos subir a nuestro tren con camarote!

Finalmente anuncian el Caledonian Sleeper en el cartel luminoso y allá vamos, a que nos ubiquen en el vagón y nos asignen “habitación”. El camarote es minúsculo, sumamente funcional, donde sólo entra una persona parada, más la valija. Tiene una bacha, y 2 camas, que resultaron ser muy cómodas. O quizás lo que nos hizo dormir de un tirón sin despertarnos ni una vez fue el movimiento del tren, mientras subíamos y subíamos hasta llegar a lo más alto del mapa que nunca estuvimos.

bru4-7

 
Si, ya sé, querés saber más de Bruselas. ¡Mirá este post!
 
 

 
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.