Día 4: Temprano cruzamos a Pucón, Chile.

Mientras desayunamos en la cocina del hostel escuchamos ruidos avisando que en breve no vamos a ser los únicos despiertos y comiendo a las 5.30 am. Resultan ser una pareja francesa, donde él -hijo de españoles- habla tan bien que tiene el acento español impregnado, y ella tan puramente francesa que no nos habla, y nos damos cuenta después de que no maneja el español. También van a hacer el cruce a Pucón, y después creo que a Mendoza donde conocen gente.

Nos despedimos aunque sabemos que vamos para el mismo lugar y empezamos a caminar por la noche ¿juninera?. Hay más movimiento de lo que pensaba, y menos frío del que esperaba. Como sabíamos, nos volvemos a reencontrar con ellos en la fila del bus, y ahora nos cuenta sus buenas opiniones sobre la gente y la vida argentina con la que se cruzó. Aparentemente somos una sociedad más ‘desprolija’ que la francesa o alemana -en cuanto a organización, además de demostrativa y familiiera, y eso está bueno. Mirá de lo que me vengo a enterar.

pucon1-2

Primera vista al volcán Lanín

El horario de salida del micro Igi Llaima es 6.40 am, y entre que todos nos acomodamos (y nosotros reubicamos a la extranjera que estaba dormida en nuestros asientos -7 y 8 nos siguen persiguiendo- ), termina saliendo a las 7 aproximadamente.

Por suerte las aduanas fueron rápidas y después de la primer vista al volcán Lanín y darle propina al simpático acomodador (que ahora entendemos por qué lo es) seguimos el viaje. Pasamos primero por Curarrehue, y llegamos a Pucón como a las 13 hs.

Lleno de vida, lleno de calor. Sin tener que buscarlo, tenemos la primera vista al recientemente famoso volcán – por la erupción de (más o menos) 7 km de altura que tuvo hace una semana. Vamos para la oficina de turismo y vemos ese semáforo sobre el que habíamos leído antes de venir.pucon1-3
Pensamos que por lo organizado es un buen lugar para vivir una evacuación (si hubiera que vivirla, obviamente).

En la oficina de turismo nos ofrecen dejar las mochilas ahí para ir a buscar alojamiento, lo que nos salva porque ya nos pesaban las 5.30 am y el lejano desayuno. Nos cruzamos a los franceses yendo al Camping La Poza, que no les gustó por el ruido y la cercanía con la ruta. Esta vez ella intenta participar y comenta algo en francés (que todos ignoramos, y me siento Joey). Nosotros sí nos quedamos en el camping. 5.000 clp por persona por noche, sólo efectivo. La ubicación es muy buena, y el ruido no era tanto a nuestro gusto.

Tenemos que cambiar pesos argentinos a chilenos así que averiguamos en dos casas de cambio, en el centro, y en la segunda convertimos $3.000 en 135.000 clp (el cambio es a 45, mejor que los 43 del primer local, pero sólo lo mejoró cuando no estábamos por comprar e irnos).

Después de finalmente instalarnos, salimos con el mapa y el hambre a cuestas. Almorzamos tarde en Oma’s Cafe, quien nos recibe con dos menúes del día: ensalada, suprema con papas fritas, torta de chocolate. 6.500 clp cada menú. Una cosa impresionante, y más para ese momento.

pucon1-1Ahora a pasear por el lago La Poza, y después por el Lago Villarrica, los dos muy cercanos entre sí y con la ciudad. Hay gente haciendo vida de playa, aprovechando el día de calor, con sus sombrillas y lonas sobre la playa que en vez de arena como la conozco, es como de ceniza.

Para la tarde noche vamos a caminar por el centro, y nos sorprendemos con la cantidad de locales para comer que hay. Súper lindos. ¿Por qué no es más conocido Pucón en Buenos Aires?

pucon1-4

Imponente el volcán Villarrica vigilando su propio lago

 

 
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.