Día 3: Londres, hoy auto guiados.

Hoy era el día que habíamos reservado para tomar un tren a Cardiff, conocer la bahía y el Doctor Who Experience. Sí, somos grandes seguidores de los Doctors Tardis. Pero nos fijamos por Internet si seguía habiendo entradas y al parecer ya no había más disponibles, al menos para la compra on line. Eso sumado a que el viaje en tren los domingos era más largo que el resto de los días (más de 3 horas), nos desalentó de arriesgarnos a ir y no poder entrar. El clima estaba bastante frío también y nublado, con lo cual la bahía no se iba a poder disfrutar tanto, y en Londres quedaba bastante para recorrer. Me queda marcado como obligatorio para la próxima. ¿Y qué hay típico para conocer de esta ciudad? (Muchos) Museos y (muchos) parques.

Así que igual madrugamos y nos tomamos el tube hasta la estación Earl’s Court, donde a la salida hay una cabina de policía, de esas clásicas azules, que quizás sea la que usa el Doctor para viajar 🙂 (con un poco de imaginación).
Por la zona encontramos cerca algunos de los más famosos museos de Londres, como el de Historia Natural, el de Ciencias y el Victoria & Albert. Los dos primero por ejemplo no cobran entrada; sí, es verdad, en Londres hay museos gratis.
Para entrar al primero hay una fila en la que se hace imposible contar la cantidad de personas esperando, así que vamos directo al segundo.

Acompañados de muchos escolares en excursión, podemos ver bastante del museo. Hay muchas cosas interesantes, y es seguramente un museo más entretenido para el común de la gente, para los que no somos grandes conocedores de arte por ejemplo. El gift shop merece su tiempo también.
Algunos otros de los mejores museos de Londres son la National Gallery, el Tate Modern, y claro, el Museo Británico. Éste último es famoso por todo lo que tiene para ver, como las exposiciones de Egipto y de otras civilizaciones. ¿Piratas? no te creo…

Cruzamos para ver el Albert Memorial y el Royal Albert Hall, y seguimos atravesando el Hyde Park, para llegar hasta el Regent’s Park. Pero antes había que parar a almorzar. En la zona abundan los barcitos para comer algo rápido tipo Pret a Manger, Eat, Starbucks por qué no, pero ojo que muchos no tienen sanitarios. Y en general esas paradas para almorzar son aprovechadas para usarlos. Después de entrar a varios locales y chequear esto, encontramos un Pret a Manger donde en la caja te daban un código para acceder al baño.

Atravesando el Hyde Park.

Atravesando el Hyde Park.

El Regent’s Park está tan genial como lo recordaba, aunque con menos flores (había ido más a mediados de abril). Para mi es uno de los lugares más obligatorios para conocer. No te cansas de caminarlo y de descansar en cualquier de sus bancos o en el pasto directo.

Seguimos a pie recorriendo Londres y ahora toca ir a conocer Abbey Road. Nos encontramos con un cruce muy transitado por autos, con muchísima gente cruzando y posando para la foto. Encima hay como una rotonda, donde se juntan autos que a veces se irritaban y tocaban sus bocinas. Si tu sueño es conseguir esta foto, armate de paciencia y tratá de conseguirla al primer intento. Nos quedamos un rato sentados enfrente viendo a los turistas en una de sus peores matices, hasta que el frío pudo más.

Nos tomamos el subte a Picadilly, aprovechamos las máquinas para recargar las Oyster, y vamos a merendar a Whittard. Hay varios de estos locales por la ciudad (y muchos por el resto de Inglaterra y UK), y son realmente muy lovely (para combinar con el lugar). Algunos son sólo para venta, pero el que está sobre Regent Street a la vuelta de la estación Picadilly Circus tiene un lugarcito para comer ahí. Muchísimas variedades de té, y chocolates; el scon con crema y mermelada y la torta de café son muy recomendables.

Ya de noche caminamos hasta el Big Ben. Vemos el London Eye, que pasó de estar iluminado con luces azules a rojas, porque dejó de ser propiedad de la compañía EDF Energy y ahora es de Coca Cola. Sacamos varias fotos nocturnas, muchas salen movidas, pero conseguimos algunas muy buenas. Esta costanera es lo más.

El London Eye.

El London Eye, y la decoración de Pascuas en los árboles.

 

 
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.