¿Te estás yendo a Europa? Te cuento algunas cosas que vas a querer saber.

Consejos para viajar a Europa
¿Te vas a conocer Europa por tu cuenta? ¡Qué excelente plan! Lo vas a pasar increíble, ya sea que te vayas pocos días o dos meses; que visites muchas ciudades o te quedes en una sola.
Te dejo algunas cosas que fui aprendiendo sobre todo en mi último viaje; 12 consejos para viajar a Europa que me hubieran gustado conocer antes de llegar.

 
 

hand TENER SIEMPRE A MANO 1 ó 2 EUROS EN MONEDAS PARA USAR EN LOS BAÑOS.

También sirve tener algún billete chico para poder conseguir cambio fácil, aunque con las monedas te evitas ese problema. Uno está siempre paseando, lejos del alojamiento, y termina dependiendo de los sanitarios de lugares públicos como algún restaurante (donde de paso almorzas algo rápido), los baños públicos que hay en algunas ciudades, o las estaciones de tren. En muchas de estas estaciones, recuerdo particularmente Francia, hay que pagar para entrar. Y una vez que encontraste finalmente los sanitarios, no vas a querer gastar más tiempo buscando cómo conseguir cambio, mejor estar ya prevenido.
 
 

hand LOS PICKPOCKETS NO ESTÁN SÓLO EN LOS AUDIOS DE SEGURIDAD.

Uno va como turista, y tiene todo el aspecto de turista. Aunque no necesariamente tengas una camisa floreada o una cámara colgando del cuello, seguro vas a hacer algo que delate tu situación de relax vacacional, y eso te puede llegar a hacer vulnerable. Yo pensaba que los famosos pickpockets que nombran siempre por audios y carteles en las estaciones de tren y subte, y en las atracciones turísticas, eran oportunistas que en un descuido te sacaban algo de la mochila o de los bolsillos. Pero no sólo son así, cosa que se puede remediar teniendo un poco de atención, y algún candado en la mochila. Esos son una de las clases, por lo que conviene, sin entrar en paranoia, caminar consciente de tu mochila por ejemplo.

Pero también hay algunos que se toman el trabajo de intentar engañarte: nos pasó en una estación de metro en Paris, y después leí varios casos de este estilo, que apenas nos acercamos a una de las máquinas para comprar por nuestra cuento los boletos se nos acercó un hombre para ayudarnos. Nos dice que trabaja en la estación y nos muestra el carné que tiene colgado a modo de collar (y que no llegamos a leer). Toda la escena obviamente pasa bastante rápido pero la cuestión es que él nos selecciona los boletos que nosotros supuestamente queríamos comprar y nos dice que la máquina sólo acepta tarjetas emitidas en Francia (que obviamente no íbamos a tener) o efectivo. Mi teoría es que pretendía que saquemos la billetera para darle el efectivo, que además el precio que decía la máquina era mayor a lo que en verdad salía el boleto, por lo que vimos después. La situación nos pareció rara, más que nada porque ya habíamos usado las máquinas y no habíamos tenido problema, pero la verdad es que estábamos atentos a los temas de seguridad y esto nos tomó por sorpresa de todas maneras.
Después de varios minutos de interactuar con esta persona, sale de una de las oficinas cercanas una mujer que nos advierte que era un pickpocket; y para cuando nos dimos vuelta él ya estaba en la escalera mecánica alejándose.

Además de esta gente que dice ser empleada de las empresas de transporte, habíamos leído bastante sobre gente en la calle pidiendo firmas para diferentes causas, los cuales mientras vos te distraes firmando o escuchándolos intentan quitarte algo.
Sin miedo ni paranoia, pero sí andar con un poco de cuidado, especialmente por lo que nos dijeron en España y Francia, y muchas veces estar atentos a los gitanos.

Por otro lado, varios días después cuando llegamos a Barcelona teníamos que comprar los boletos en las máquinas del metro y teníamos unas dudas. Vimos cerca a una mujer con vestimenta de la empresa del metro, respondiendo consultas a otros turistas. A lo que voy es que tampoco hay que desconfiar de todo el mundo, pero sí asegurarse.
 
 

hand LA UTILIDAD DE LOS LOCKERS DE LAS ESTACIONES DE TREN.

En casi todas las estaciones de tren y buses (medianamente grandes) hay oficinas de lockers, donde podés guardar tu equipaje por las horas que necesites. Lo usamos en varias ciudades donde teníamos que dejar el alojamiento a la hora del check out que es siempre por la mañana, y teníamos que pasar la tarde hasta tomar nuestro siguiente transporte que salía a la tarde o a la noche. Otra opción para estos casos es dejar el equipaje en el hospedaje mismo; algunos lugares tienen una habitación exclusiva para esto, y es un servicio gratuito.
Pero si tu tren o bus parte de una estación que cuenta con el servicio de lockers, es más cómodo ya tener el equipaje ahí y no tener que moverte desde donde estés paseando hasta el hotel, para ir después a la estación.
Algunos de estos lockers se pagan con tarjeta de crédito, otros con monedas, y lo que hay que fijarse es si la oficina donde se encuentran tiene un horario, o está disponible las 24 horas.
Los precios varían por el tamaño del locker y por la cantidad de horas, y el promedio en general fue de unos 6 euros, 12 o 24 hs. En algunos hasta pudimos guardar las dos mochilas grandes en el mismo casillero.
 
 

hand LOS BUSES NOCTURNOS TIENEN MUCHOS PRO, PERO CONTRAS TAMBIÉN.

Son una buena forma de unir dos ciudades y ahorrar muchísima plata: por ejemplo, un bus desde Marsella a Barcelona nos costó 19 euros por persona, lo cual es mucho más barato que cualquier tren, y más aún si pensás que estás ahorrando el alojamiento de una noche. En algunos trayectos que queríamos hacer era la única forma, ya que no hay trenes nocturnos disponibles para todas las rutas. En el último viaje los usamos por primera vez, para hacer 3 traslados, y aprendimos que hay que tener en cuenta el lado oscuro de estos viajes:
En general tienen un horario de salida rondando la medianoche, con lo cual ese día tuviste que haber dejado el alojamiento bien temprano, y pasear y hacer tiempo hasta bien tarde. En algunas ciudades europeas (sin contar un clima poco feliz) no hay vida después del atardecer, con lo que la espera hasta la partida se puede volver bastante incómoda. Hasta nos pasó que la misma estación de bus desde donde salíamos estaba cerrada, con lo que hubo que esperar en la calle.
Una vez en el bus, aunque son cómodos, y pueden tener enchufes y wifi, sigue siendo un bus, donde es posible que durante la noche haga varias paradas y tu sueño y descanso se vea muy entrecortado.
Y finalmente cuando llegas a tu destino, seguramente sea bien temprano, entre las 6 y las 7 de la mañana, y el check in de tu alojamiento sea a partir de la 1 pm (puede llegar a ser hasta las 3!). Con lo cual vas a estar poco descansado, de nuevo sin un lugar fijo donde quedarte, y sin mucho para hacer hasta que la vida empiece en la ciudad. Seguramente te puedas quedar en el lobby de tu hospedaje (los hostels son ideales para esto), y hacer un poco de tiempo y descansar.

Al reservar estos pasajes teníamos una idea de cómo serían los viajes, y vivirlos fue un poco más incómodo de lo que nos habíamos imaginado. No digo que no los recomiendo, a veces puede llegar a ser la única opción, y es una forma de abaratar muchos los gastos. Pero hay que tener esas cosas en cuenta para no terminar esforzándote por demás, o planificando varios viajes seguidos de este estilo (ahora sé que yo no haría eso). Pero sí planificando, en el día de llegada, varias horas por la tarde para descansar una vez que tengas la habitación disponible. Eso fue fundamental para nosotros: desayunar muy bien y hacer las visitas que podíamos por la mañana, y a la tarde recuperar fuerzas.
Las empresas que usamos fueron OUI Bus y Flixbus, ambas con muy buen servicio, OUI Bus quizás un poco mejor porque nos tocaron micros con enchufes. Y otras que vimos como opciones para otras rutas eran Megabus y Student Agency Bus.
 
 

hand LOS VIAJES EN AVIÓN TAMBIÉN MERECEN SER ANALIZADOS.

Los viajes en avión entre ciudades estando en Europa pueden llegar a resultar más baratos que los viajes en tren. Pero tené en cuenta 2 cosas: si es una agencia low cost, leé bien las condiciones para no pagar por demás con el tema del equipaje (Ryanair por ejemplo son de lo peor).
Y que en general los aeropuertos están bastante más alejados de los centros de las ciudades que las estaciones de tren y buses, que están siempre muy bien ubicadas. Con lo cual vas a tener más tiempo de viaje, más incomodidad para trasladarte, sumado al tiempo que siempre hay que estar en un aeropuerto antes de un vuelo.
Y la misma incomodidad la vas a tener cuando llegues a tu destino.

Cada transporte merece ser analizado para cada situación en particular. A mi gusto, si el precio del boleto no es un impedimento, prefiero un tren nocturno a cualquier otra opción. Si es un viaje durante el día, va a depender de la cantidad de horas que dure, porque aunque el tren te va a permitir ir viendo el paisaje y tiene un encanto que me gusta, también insume más tiempo de viaje. Para distancias largas o indirectas quizás sí entonces convenga un vuelo.
 
 

hand NO ESCUCHES A LA TENTACIÓN DE LLEVAR UNA MOCHILA GRANDE DE PASEO.

No te lleves una mochila grande para pasear durante el día. No, por mucho que te guste tu mochila nueva, que seguro es maravillosa y combina con todo.
Lleves la mochila que lleves para andar recorriendo durante todo el día, la vas a llenar, seguro, con cosas útiles al principio, y con todo lo que encuentres después. Y aunque parezcan cosas livianas, van a abultar y se van a potenciar para hacer peso, que va a seguir aumentando a medida que sigas caminando.
Pensá en lo mínimo que vas a necesitar guardar, y llevar una mochila o cartera donde guardar sólo eso. ¿Cosas como cuáles? Billetera, una botella chica de agua, algo chico para comer (siempre me vienen bien los surtidos de frutos secos), la cámara de fotos (sin funda!), pañuelitos descartables, alcohol en gel, y celular. Listo.
 
 

hand EN FRANCIA VAN A HACER TODO LO POSIBLE PARA NO HABLARTE EN INGLÉS.

No porque no sepan, y no creo que porque quieran molestarte, pero tienen culturalmente algo contra los ingleses que hace que no les interese aceptar la lengua más común del mundo en este momento… y la (comúnmente) única forma de comunicación del turista. Te vas a hacer entender, no te desesperes, pero no esperes que todos se comuniquen bien con vos. Quizás te digan que no hablan inglés, pero si les hablas en ese idioma no les queda otra que entenderte, como al comprar algo en alguna cafetería.
Me pasó en algunos lados que hasta me hablaban español. Sabía que los franceses tenían esta fama, pero creo que no pensé que era tan así. Me sorprendió que en París, una de las ciudades más más MÁS visitadas por turistas mundiales, te insistan en hablar en francés, aunque tu cara les informe que no les estás entendiendo.
En el Museo del Louvre por ejemplo las obras están explicadas únicamente en su idioma.
 
 

hand SI TU CELULAR ESTÁ LIBERADO PODÉS COMPRAR UNA SIM Y TENER RED (CASI) SIEMPRE.

Nosotros compramos la tarjeta sim de la compañía Three en una máquina expendedora cuando llegamos al aeropuerto de Heathrow (Londres), y por 20 libras incluía por un 1 mes línea libre en Inglaterra, y datos libres en varios países, como España, Francia, Suiza. No tuvimos cobertura por ejemplo en Alemania ni República Checa.
Sino compras la sim, siempre podés contar con Google Maps y aplicaciones de transporte propias de cada ciudad que tengan servicio offline. Con Google Maps primero tendrías que descargar el área sin conexión y guardar como favoritos los lugares que te interesen. Después sin conexión vas a poder abrir el mapa y ver la zona descargada, los lugares marcados, y generar rutas para llegar, pero únicamente rutas en auto (que igual puede ser útil a modo orientativo si estás a pie).
Tripadvisor tiene aplicaciones de muchas ciudades europeas, con la opción de ser usadas offline, y en el último viaje probamos una llamada Citymapper para todo lo que es transporte y funcionó bastante bien, aunque esta sí debía ser utilizada con conexión.
 
 

hand CÓMO PEDIR COMIDA EN LOS PUBS DE LAS CIUDADES DE INGLATERRA.

Aprendimos que en las ciudades de Inglaterra si vas a comer a un pub tenés que saber algo importante: te sentás en una mesa, te fijas el número que tiene asignado, y te acercas a la barrar a hacer tu pedido. Pagas en el momento, y volvés a tu mesa con la bebida ya en la mano, y después te traen la comida.
Nos pasó en Liverpool, que aún teniendo la teoría, entramos a un pub con el horario justo para poder cenar, y nos quedamos sentados esperando que nos vengan a atender. Como ya nos parecía sospechoso que la moza, que nos había visto, no se acerque, nos dimos cuenta de lo que estaba pasando y me apuré a ir a la barra. Y así fue, volví con las cervezas y un rato después nos trajeron los platos.
Así que ya sabés: si el cartel dice pub, si tiene canteros con flores como decoración exterior, si los mozos te ignoran, es muy posible que tengas que poner esto en práctica.
 
 

hand BOLETOS DE SUBTE EN PARIS: ¡NO LOS TIRES!

En París vas a tener un mini boleto de papel por cada viaje en metro que hagas. Son ideales para que los pierdas, pero cuidalos! Porque te podés encontrar con inspectores a la salida de alguno de los subtes, y se lo vas a tener que mostrar. Sino, claro, multa.
 
 

hand LLEVÁ TODAS LAS TARJETAS QUE USASTE PARA COMPRAR BOLETOS DE TREN.

Seguramente vas a haber comprado varios pasajes de tren antes de la fecha de tu viaje. Y sino, te digo que te conviene, si ya tenés el itinerario decidido, para ahorrar bastante y desligarte de esa tarea.
Acordate de llevar después todas las tarjetas que hayas usado. Si revisan los pasajes durante el viaje te van a pedir la tarjeta para confirmar tu identidad (no les importa el pasaporte o el documento): ellos van a querer la tarjeta, como si fuera lo único que puede confirmar que fuiste vos el que hizo la compra.
¿Y si no la tenés? Claro, vas a tener que volver a comprar los pasajes ahí en el momento… al precio del día.

Nos pasó eso mismo en el tren yendo de Berlín a Praga. El inspector alemán vino con su posnet para cobrarnos el pasaje que cubría el viaje dentro de Alemania, y nos avisó que después de que crucemos la frontera, el inspector checo nos debería cobrar la parte que le correspondía. Por suerte, este inspector sólo revisó el boleto sin pedir la tarjeta, pero eso siempre es azar.
 
 

hand POR ÚLTIMO: UN CONSEJO TOTALMENTE PERSONAL Y SUBJETIVO.

No te planifiques entrar a todas las iglesias, castillos, museos que veas o que sean famosos. Todas las ciudades y pueblos están realmente llenos de construcciones hermosas. Pero después me fui dando cuenta, que salvo algunas de las que te acordas por algo específico, muchas empiezan a parecerte parecidas, y más parecidas quedan en el recuerdo.
Si no sos un gran conocedor no gastes muchas de tus horas en un museo, sólo porque es “ese” museo. Vas a ver, si te pasa como a mi, que lo más te queda del viaje después son los momentos y recuerdos de cuando estuviste caminando por las calles, viendo esas construcciones impresionantes, que aparecen en todos lados y que podés apreciar también mucho por fuera. Te queda bien grabado el ambiente, la gente, la música de fondo, y también las construcciones no tan llamativas.
No te sientas culpable por no ir a conocer determinado lugar que en la lengua de todo el mundo es “absolutamente imperdible”, pero sólo por su nombre.
Sacale el jugo como sólo vos vas a poder hacerlo en tu viaje.
 
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.