Londres > ideas para disfrutar la ciudad

qué hacer en Londres
 

Cosas lindas que me traje de Londres

 
+ La comida que venden en los supermercados (como el Waitrose) es ideal para un almuerzo mientras estás paseando (como rolls de pollo y bacon, sandwiches fríos), o para una cena calentada en microondas después de un día de arduo turismo (como pastas y arroces con diferentes salsas). Una buena comida termina siendo barata y encima muchas veces tienen promociones del estilo 3×2, o rebajas por fecha de vencimiento cercana.
 
+ Para comer al paso también se pueden aprovechar los carritos de comida, o mercados como el Borough Market.
 
+ La ciudad es hermosa para recorrerla caminando, pero es tan grande como hermosa así que sí o sí vas a terminar usando el subte para ciertos recorridos (siempre es bueno guardarse algunas energías). Además conocer el tube es conocer una parte importe y clásica de Londres. Así que es MUY conveniente, para el metro y para otros medios, sacar una tarjeta de transporte:
⇒ La Oyster Card (como la SUBE de Buenos Aires), donde la tarjeta se recarga y el valor de cada boleto termina resultando más barato. Si al final de la estadía quedó dinero sin usar cargado en la tarjeta, se puede recuperar.
⇒ o la Travelcard, que es un abono y si el transporte se usa bastante, el precio de los boletos también termina resultando más barato por unidad. La Travelcard (en formato cartón) además se puede combinar con unos cupones que se bajan de internet, y que permiten el ingreso con 2×1 a un montón de lugares. Yo saqué las travelcard (una por persona), y usé un montón los descuentos!
 
+ El tube es un mundo en sí mismo así que no hay que desesperarse en aprenderlo a viajar de entrada, sólo hay que tener en mente (sobre todo si no es el caso del subte de tu ciudad) que en cada vía pasan varias líneas de metro diferente, y que cada una puede tener diferentes destinos. Sabiendo eso, y teniendo a mano un mapa o una aplicación de soporte, no hay ningún problema. Y vamos que de última, perderse en Londres tampoco puede ser tan malo (y habrá alguien que te vuelve a poner en camino).
 
+ Me sorprendió encontrar gran cantidad de museos gratis, y no de los menos populares como hubiera esperado. El British, Tate Modern, la National Gallery, Victoria and Albert, Natural History… y sigue la lista. Eso combinado con los tours a pie gratis (con alguna propina), hacen que Londres no parezca tan imposible.
 
+ Hablando de paseos gratis: caminar por el Southbank, desde el Big Ben hasta el Tower Bridge, siguendo el Támesis, y viendo los shows callejeros, es impagable.
 
+ Y si querés un tour a pie guiado, podés anotarte en el Tour de Sandemans. En Londres no lo hicimos, pero si en otras ciudades, y vale totalmente la pena.
 
+ Si sos fan de Harry Potter, entonces tenés que ir a la estación King’s Cross y buscar la Platforma 9 3/4! Seguramente también encuentres gente haciendo fila para sacarse la foto. Podés sacarte la tuya con las valijas y demás cosas, mientras cruzas la pared 😉 Si tenés el tiempo y la paciencia, no te lo pierdas. Y sí, es gratis.
 
+ Otra de las cosas geniales que tiene Londres es que en tren podés ir a pasar un día, o quedarte, en ciudades cercanas, como Oxford, Bath, Windsor, Cardiff (Gales), Stratford-upon-Avon. También, en 2 horas podés cruzar al continente y llegar a Paris o Bruselas. Y no olvidemos Escocia! Podés tomarte un bus, un tren diurno o nocturno, directo a Edimburgo.
 

Mientras preparaba el viaje

 
+ Fui buscando y marcando lugares en el mapa de la app de Tripadvisor, para tratar de no olvidarme de visitarlos. Además de las opiniones, los recorridos que te recomienda y demás, lo mejor que tiene es que se puede usar offline.

+ La infaltable guía on line Civitatis, con un poco de historia y ¡mucha! info pero bien organizada.

+ Viendo la inmensidad del subte londinense, busqué una aplicación del tube que me vaya indicando qué subtes tomar para ir al lugar que yo quiera. Offline también, si no tenés chip europeo es una salvación.

 

Y final y felizmente estuvimos varios días en Londres

Día 12: Volvemos a cambiar los euros por las libras. ¡Londres!
Día 13: La Torre y su Puente.
Día 14: Conociendo el subte y la ciudad.
Día 15: Los parques son imposibles de creer.
Día 16: Un día (de película) en Oxford.
Día 17: Los fotogénicos muñecos de cera.
Día 18: La Catedral de St. Paul.
Día 19: Cultura de día, London Eye de noche.
Día 20: Un último triple paseo.
Día 21: Last but not least, Westminster Abbey.
 
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.